Los clubes se quedan sin escudos, bienvenidos sean los logos

Los clubes se quedan sin escudos, bienvenidos sean los logos

Aunque algunos aficionados no han estado de acuerdo con los cambios, pues lo consideran una falta de respeto a su historia y tradiciones, los escudos de algunos clubes han tenido que renovarse

¿Qué pasa con los escudos? No es nuevo que hay una tendencia a renovar los diseños en los distintivos de los equipos de fútbol, de hecho, ha habido más casos de los que podríamos mencionar y muy sonados como Juventus, Atlético de Madrid, Manchester City, Liverpool, Barcelona, Alcorcón, PSG, West Ham, Lugo y más.

¿Pero por qué suceden estos cambios? Todo es cuestión de tendencias y las razones de peso que las provocan, pero de hecho una adaptación no tiene por qué suponer una pérdida de identidad.

El mundo digital

Hay que tener muy presente que actualmente vivimos en un mundo totalmente digitalizado, donde las pantallas son pequeñas, las imágenes toman relevancia y cada día están en más soportes o plataformas. Pues justo este es el principal motivo por el que se rediseñan los escudos.

Y es que la legibilidad ante los nuevos formatos que demandan las diferentes plataformas y aplicaciones digitales reclaman ajustes. A nivel técnico, al visualizar la imagen en pequeño, muchos detalles del escudo se pierden. Otras razones de peso son:

  • Letras en los contornos exteriores: cuando tenemos que leer texto que irá sobre otras imágenes de fondo, la legibilidad se reduce mucho.
  • Elementos no reproducibles en todas las superficies: sobre todo trazados que en determinadas superficies no son tan reproducibles, como una textura de tiza o brocha replicada en bordados.
  • Tamaño reducido de ciertos elementos gráficos -o tipográficos- que son de difícil visibilidad según distancias o dimensiones.
  • Uso excesivo de colores diferentes que hacen complicado -y caro- la reproducción de los escudos.
  • Formas desproporcionadas que no armonizan con otros elementos gráficos o que generan espacios vacíos notables en algunas aplicaciones. Es el caso concreto del escudo del Alavés que era mucho más ancho que largo y provoca “aire” arriba y abajo.

Por estas y más razones de diseño es que se redondea o da proporcionalidad a los escudos, eliminando elementos pequeños, reduciendo la cantidad de texto o aumentando sus dimensiones, unificando y simplificando colores.

Sin embargo, estas renovaciones tienen otro motivo de peso que nada tiene que ver con el diseño, pero sí es importante, y es la introducción de “elementos decorativos”. Es decir, otros conceptos o iconos que den repertorio al diseñador ante las muchas aplicaciones que son necesarias hoy en día.

Si distinguimos entre los motivos no gráficos, nos encontramos los casos de Juventus y París Saint-Germain que atienden a motivos comerciales. La Juve con visión de un mercado internacional y menos futbolero queriendo construir una marca que sirva no solo como escudo, sino como distintivo de ropa, negocios, productos, servicios, etc.

Y por parte del PSG, querer destacar la marca Paris como concepto de gran capital, posicionar a Francia a nivel futbolístico, como ciudad de turismo y negocios. Es parte de la evolución del fútbol que se sale de la cancha para convertirse en un negocio y marca, como Nike o Apple, para llegar a todos lados y a todos los ámbitos de la vida.

Todo es culpa del Mainstream

A veces los motivos por los que un escudo o logotipo cambia no atienden a razones lógicas, técnicas o de diseño, sino más a cuestiones de moda. Esas tendencias no son otra cosa que la reducción de colores, formas redondeadas o con volumen y el llamado “flat design”, así como el uso excesivo de tipografías Sans Serif que están dejando logotipos que no se diferencian.

Hemos llegado al punto en el que una pregunta sale a la luz ¿se debe ser innovador o se debe conservar la esencia? Normalmente en las marcas y logotipos se busca destacar y por lo tanto innovar, pero cuando al mundo del fútbol nos referimos, la situación puede cambiar un poco pues hablamos de sentimientos y pasiones irracionales.

Sin embargo, y a pesar de que muchos no son fans de los cambios, debe quedar claro que hoy día todo está en una constante innovación y evolución, pero, sobre todo, habrá elementos específicos y particulares que mantendrán en esencia la historia del escudo: esa es la magia del diseño.