El Mundo digital y el real se vuelven uno solo a través de AR; basta tener dispositivo móvil o lentes especiales para integrar contenidos gráficos sobre una vista del mundo real y crear experiencias únicas.

La primera vez que se utilizó el concepto de realidad aumentada fue en 1901. El escritor Frank Baum, fue quien imaginó por primera vez unas gafas electrónicas para visualizar información adicional sobre las personas que tenía delante.

Mas tarde, en 1957, el cinematógrafo Morton Heiling propuso a través de su Sensorama una experiencia multisensorial al usuario, compuesta por elementos visuales, sonoros y olfativos; así fue como tuvo lugar la primera implementación tecnológica basada en realidad aumentada.

Posteriormente, en 1973, el artista informático Myron W. Krueger creó la primera instalación de realidad aumentada que mezclaba cámaras de video con un sistema de proyección, para crear un entorno interactivo que respondía a los movimientos de los usuarios por medio de sombras y movimiento.

Y, finalmente, durante la década de los 90 se comenzaron a implementar aplicaciones que utilizaban el concepto de realidad aumentada para resolver problemas en ámbitos como la industria o el diseño. Cabe destacar a Tom Caudell, que fue quien acuñó el término “realidad aumentada” para describir una aplicación de apoyo al montaje de cableados eléctricos complejos.

A pesar de que este concepto se inventó hace muchos años, la AR es todavía hoy una tecnología emergente, y ha necesitado muchos avances tecnológicos en computación y visualización para alcanzar la madurez.

Hasta el momento se puede utilizar un dispositivo móvil que muestra en la pantalla una proyección en un escenario real. Y lentes especiales, donde la experiencia se muestra al usuario delante de sus ojos por medio de una imagen proyectada en la lente de la gafa, generándose un efecto muy similar a un holograma.

Facebook apuesta por una pulsera que controlará sus próximas gafas de realidad aumentada

De acuerdo con Facebook, la pulsera, que puede interpretar movimientos complejos de la mano a través de sensores que captan las señales nerviosas motoras eléctricas en la muñeca, permitirá a los usuarios interactuar con el mundo virtual proyectado a través de sus gafas con movimientos sutiles de los dedos o “clics inteligentes”.

A largo plazo, Facebook espera que la tecnología permita mover o manipular los objetos virtuales que aparecen superpuestos en el mundo real, por ejemplo, escribir en un teclado virtual.

Mike Schroepfer, director de Tecnología de Facebook, considera que “uno de los problemas más difíciles de la realidad aumentada son las entradas. Desde las tarjetas perforadas hasta los teclados, los ratones y las pantallas táctiles, las nuevas plataformas informáticas se definieron por la forma en que interactuamos con ellas”.

Además, Facebook trabaja desde hace años en su primer par de gafas inteligentes, que el fundador Mark Zuckerberg cree que será omnipresente para finales de la década. Se espera que se estrene un casco preliminar a finales de este 2021, aunque sus capacidades serán limitadas.

Mientras tanto, compañías de tecnología como Apple y Fitbit, ahora propiedad de Google, ofrecen relojes inteligentes y pulseras desde hace varios años para monitorear la condición física y recibir notificaciones de smartphones, pero Facebook es la primera gran compañía de tecnología que propone usar esas pulseras como un sistema de entrada para la realidad aumentada y la realidad virtual.

Facebook cree que su sistema es mejor porque las pulseras son más cómodas e intuitivas de usar, mientras que los comandos de voz pueden distorsionarse por el ruido de fondo o que otros lo escuchen por casualidad.

Esta propuesta de interfaz para realidad aumentada que no nos obligará a elegir entre interactuar con nuestros dispositivos y el mundo que nos rodea ya se está construyendo en el Facebook Reality Labs (FRL) Research. Están desarrollando formas naturales e intuitivas de interactuar con gafas de realidad aumentada siempre disponibles porque están seguros de que esto transformará la forma en que nos conectamos con personas cercanas y lejanas.

"Imagínese ser capaz de teletransportarse a cualquier parte del mundo para tener experiencias compartidas con las personas que más importan en su vida, sin importar dónde estén", dice Andrew Bosworth, director de FRL.

“La promesa de las gafas de AR: fusionar el mundo real con el virtual para mejorar fundamentalmente la vida cotidiana”

En lugar de arrastrar nuestra atención a la periferia en la palma de nuestra mano como nuestros teléfonos móviles, las gafas de realidad aumentada verán el mundo exactamente como lo vemos, colocando a la gente en el centro de la experiencia informática por primera vez y trayéndonos el mundo digital en tres dimensiones para ayudarnos a comunicarnos, navegar, aprender, compartir y tomar medidas en el mundo.

La gente no necesitará elegir entre el mundo virtual y el mundo real. Con entrada basada en muñecas de ultra baja fricción, interfaces adaptativas alimentadas por IA contextualmente consciente y retroalimentación háptica, podrá comunicarse con sus dispositivos de una manera que pueda permanecer en el momento para conectar más profundamente con los demás y mejorar sus vidas.